Skip to content

¿Está comprando mucho protector solar? Todos sabemos que debemos usarlo todos los días, llueva o brille el sol, para disminuir el riesgo de cáncer de la piel y ayudar a prevenir signos prematuros de envejecimiento, pero elegir uno puede ser confuso. Hay diferentes tipos, diferentes SPF con diferentes ingredientes y las etiquetas de los protectores solares están cambiando. ¿Cómo confiarán usted y su familia en su protección solar?

¿Riesgos del protector solar?

Es posible que haya escuchado que algunos protectores solares contienen ingredientes potencialmente peligrosos, incluyendo los que se mencionan a continuación, todos los que están aprobados por la FDA y son respaldados por la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology (AAD)).

Retinol palmitato: Derivado de la vitamina A, el retinol palmitato se agrega a algunos protectores solares para ayudar a reducir los signos de envejecimiento. No es un filtro UV, así que no es un ingrediente esencial del protector solar.

Algunos dermatólogos dicen que la investigación en las pruebas de laboratorio realizadas en ratones que sugieren una conexión entre el retinol palmitato y el cáncer de la piel es preocupante.

"Yo nunca utilizaría retinol palmitato. Cuando doy sugerencias de protección solar, siempre evito los que tienen retinol palmitato" indica la Dra. Debra Jaliman, FAAD, autora de Skin Rules: Trade Secrets from a Top New York Dermatologist.

Algunos fabricantes de protectores solares están eliminando el retinol palmitato de sus productos y solo aproximadamente un tercio de los protectores solares lo incluyen.

Otros expertos dicen que el ingrediente es seguro.

"Esos animales [en las pruebas de laboratorio] están propensos a desarrollar cáncer de la piel en primer lugar y la cantidad [de retinol palmitato] al que estuvieron expuestos es significativamente mayor que a lo que un humano estaría expuesto", expresa el dermatólogo, Dr. Henry Lim, ex vicepresidente de AAD.

Los derivados de la vitamina A se utilizan para tratar el cáncer de piel así como para tratar el acné. "Ha estado en uso por lo menos durante 30 años, y no ha habido ninguna señal que demuestre que ocasionaría el desarrollo de cáncer de piel. Conclusión: Es seguro", dice Lim.