Menu

No desayunar engorda

Un estudio muestra que cuando alguien se salta el desayuno, el cerebro ansía alimentos ricos en calorías

Medically Reviewed by Dra. Louise Chang, MD

15 de junio de 2009 -- No desayunar es algo que debe evitarse a toda costa si se intenta perder peso o mantenerlo, ya que provoca más adelante deseos de alimentos ricos en calorías. Ahora, los investigadores creen conocer la razón por la que esto sucede.

Prescindir de la primera comida del día en realidad engaña al cerebro para que piense que se desean alimentos con más calorías; es decir, alimentos que pueden engordar o, por lo menos, aumentar el riesgo de ganar peso.

Un equipo de Imperial College London presentó la noticia en la 91 reunión anual de The Endocrine Society, en Washington, D.C. Los investigadores usaron un escáner llamado imagen por resonancia magnética funcional (IRMf) para observar cómo las conductas alimentarias afectaban al centro de "recompensa" del cerebro, que tiene que ver con los placeres y la respuesta del organismo a ellos.

La IRM funcional les permite a los médicos observar cómo aumenta el flujo sanguíneo en respuesta a la actividad cerebral.

En el estudio participaron 20 personas sanas que no eran obesas. Se saltaron el desayuno antes del examen con IRMf. Durante la prueba, vieron fotos al azar de alimentos con muchas y pocas calorías. Los alimentos ricos en calorías incluían pizza, pastel y chocolate. Las opciones más sanas incluían verduras, pescado y ensalada.

El centro de recompensa del cerebro se encendía más vivamente, o se volvía más activo, cuando una persona veía un alimento rico en calorías, contrario a lo que ocurría frente a una opción baja en calorías. (El sabor y el aroma de la comida también pueden activar el centro de recompensa del cerebro).

Sin embargo, cuando los participantes desayunaron y se les repitió la misma prueba 90 minutos después del desayuno, el centro de recompensa del cerebro no mostró ninguna actividad significativamente mayor cuando se les presentaron fotos de alimentos ricos en calorías.

Los participantes del estudio también calificaron qué tan atractiva encontraban cada fotografía de comida. Cuando se saltaban el desayuno, los alimentos ricos en calorías encabezaban la lista de favoritos. Sin embargo, después de comer, el grupo no mostró una preferencia marcada por los alimentos abundantes en calorías. Sus elecciones se correspondieron con los hallazgos de las IRMf.

Hace mucho se asegura que el desayuno es la comida más importante del día, y los investigadores afirman que sus hallazgos añaden credibilidad al proverbio.

"Nuestros resultados respaldan el consejo de comer un desayuno saludable como parte de la prevención dietética y del tratamiento de la obesidad", apuntó en una declaración Tony Goldstone, MD, PhD, endocrinólogo asesor del centro MRC Clinical Sciences Centre de Imperial College London. "Cuando la gente se salta comidas, sobre todo el desayuno, los cambios en la actividad cerebral en respuesta a los alimentos podrían dificultar la pérdida de peso, e incluso, fomentar el aumento de peso".

Los investigadores esperan que los hallazgos algún día puedan llevar al desarrollo de medicamentos para la pérdida de peso que se dirijan al circuito de recompensa del cerebro, y alteren el sesgo del deseo entre los alimentos con alto contenido calórico y los bajos en calorías.

Show Sources

91 Reunión Anual de The Endocrine Society en Washington, D.C., del 10 al 13 de junio de 2009.

Comunicado de prensa de The Endocrine Society.

© 2009 WebMD, LLC. All rights reserved. View privacy policy and trust info