La disfunción eréctil podría relacionarse con el síndrome de piernas inquietas

Un estudio señala que los hombres mayores que tienen el síndrome tienen más probabilidades de tener la disfunción

From the WebMD Archives

4 de enero de 2010 -- Los hombres mayores que tienen síndrome de piernas inquietas podrían estar en mayor riesgo de disfunción eréctil (DE), según sugiere una investigación reciente de la facultad de medicina de la Harvard y del Hospital Brigham y de mujeres, ambos en Boston.

Los hombres del estudio que con más frecuencia experimentaron síntomas de síndrome de piernas inquietas (SPI) tuvieron también más probabilidades de informar sobre problemas para lograr y mantener erecciones.

El hallazgo no prueba que el SPI cause DE, pero sí incrementa las probabilidades de que las dos afecciones compartan una o más causas comunes, señala a WebMD Xiang Gao, MD, PhD, investigador del estudio.

"Este es el primer estudio en examinar esto, por lo que hay mucho todavía que no sabemos", dice, y agrega que el siguiente paso sería darle seguimiento a los hombres mayores para determinar si los que tienen SPI están en mayor riesgo de DE o vice versa.

SPI, mal de Parkinson y DE

Se calcula que cerca de doce millones de estadounidenses tienen síndrome de piernas inquietas. Las cifras podrían ser mucho mayores, sin embargo, porque se considera que la afección no se diagnostica lo suficiente o frecuentemente se diagnostica mal.

El SPI se caracteriza por una necesidad incontrolable de mover las piernas al estar en reposo con el fin de aliviar sensaciones desagradables, que con frecuencia se describen como ardor, tirones u hormigueo, o la sensación de tener insectos que se mueven por dentro de las piernas.

Afecta tanto a hombres como a mujeres y los casos más graves tienden a aparecer entre quienes son de mediana edad o mayores.

En un análisis anterior, Gao y sus colegas informaron que los hombres que tienen disfunción eréctil tenían cuatro veces más probabilidades de desarrollar enfermedad de Parkinson durante los 16 años de seguimiento que los hombres que no tenían DE.

Debido a que el parkinsonismo y el síndrome de piernas inquietas son trastornos del movimiento neurológico, los investigadores decidieron estudiar el SPI y la DR.

En el análisis participaron más de 23,000 hombres que participaban en el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (Health Professionals Follow-up Study), un estudio continuo de gran tamaño de odontólogos, optómetras, osteópatas, podiatras, farmaceutas y veterinarios de sexo masculino.

En una encuesta de 2002, cerca de cuatro por ciento de los hombres refirió un diagnóstico de SPI y el 41 por ciento reportó tener disfunción eréctil.

No sorprende que la prevalencia de ambas aumentara con la edad.

Continued

El papel de la dopamina

Los hombres que tenían SPI que presentaban entre cinco y 14 episodios de piernas inquietas al mes tenían 16 por ciento más probabilidades de informar sobre DE que los hombres que no tenían SPI, mientras que los hombres que presentaban quince o más episodios de este tipo al mes tenían 78 por ciento más probabilidades de informar sobre problemas para lograr o mantener una erección.

El estudio aparece en la edición de enero de Sleep, de la Academia estadounidense de medicina para el sueño (American Academy of Sleep Medicine).

SI el SPI y la DE están relacionados, la dopamina, una sustancia química que ayuda a regular el movimiento y el estado de ánimo, podría ser el denominador común.

Se cree que la escasez de dopamina natural en el cerebro tiene que ver con la enfermedad de Parkinson y el síndrome de piernas inquietas. Los medicamentos que activan los receptores cerebrales que producen dopamina se usan para tratar ambas afecciones.

También se cree que los niveles reducidos de dopamina son factores contribuyentes a la disfunción eréctil.

Otra explicación potencial para la relación observada podría ser la falta de sueño.

Los pacientes de SPI comúnmente experimentan privación del sueño por movimientos nocturnos de las extremidades. Se sabe que la privación del sueño reduce los niveles circulantes de testosterona, que pueden conducir a DE.

"Cualquier cosa que altere el sueño puede causar DE," asegura David Schulman, MD, MPH, director del Laboratorio de Trastornos del Sueño Emory de Atlanta. "No creo que sea posible hacer ajustes por algo así en un estudio como este".

Schulman asegura que hacen falta más estudios para determinar si el síndrome de piernas inquietas y la disfunción eréctil tienen una causa común.

"En este momento, no veo esto como algo que cambie la manera como yo o algún otro practiquemos la medicina", sostiene.

Noticias Medicas de WebMD en Español Reviewed by Dra. Louise Chang

Sources

Gao, X. en Sleep, 1 de enero de 2010; vol 33: pp 75-79.

Xiang Gao, MD, MPH, instructor de medicina de la facultad de medicina de Harvard, epidemiólogo asociado del Hospital Brigham y de mujeres de Boston y científico investigador de la facultad de salud pública de Harvard.

David Schulman, MD, director del Laboratorio de Trastornos del Sueño Emory de la Universidad Emory de Atlanta.

Instituto Nacional sobre trastornos neurológicos y accidente cerebrovascular: "Restless Leg Syndrome Fact Sheet" (Hoja de datos sobre el síndrome de piernas inquietas).

Gao, X. en American Journal of Epidemiology, 17 de septiembre de 2007; vol 166: pp 1446-1450.

© 2010 WebMD, LLC. All rights reserved.

Pagination