Los niños pequeños que roncan podrían estar en riesgo de problemas conductuales

Un estudio muestra un vínculo entre roncar y la hiperactividad, los problemas de atención y la depresión

From the WebMD Archives

13 de agosto de 2012 -- Los niños en edad preescolar que roncan fuertemente de forma regular podrían estar en mayor riesgo de problemas conductuales, muestra un estudio.

Los problemas conductuales incluyen hiperactividad, problemas de atención y depresión.

El estudio aparece en la revista Pediatrics.

En el estudio, 9 por ciento de los 249 niños roncaban fuertemente dos o más veces por semana cuando tenían 2 y 3 años de edad. Esos niños eran más propensos a tener problemas de conducta para los 3 años que los niños que no roncaban o que roncaban a los 2 años o a los 3 años, pero no a ambas edades.

Sin embargo, la lactancia materna podría ayudar a proteger a los niños de roncar y posiblemente de su impacto negativo sobre la conducta.

"Los efectos que observamos en los niños mayores que roncan mucho también se sostienen en los niños de 2 a 3 años", señala el investigador Dean Beebe, PhD. Beebe es director del programa de neuropsicología del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio. "Muchos padres o pediatras no están al tanto de esto".

Continued

Los investigadores no saben exactamente cómo roncar a los 2 y 3 años aumenta el riesgo de problemas conductuales. Pero un sueño de mala calidad probablemente sea responsable en parte.

"Roncar un poco es normal, por ejemplo cuando el niño tiene un resfriado. Pero si resulta preocupante, hable con el pediatra", aconseja Beebe. "Las nuevas madres deben considerar firmemente dar el pecho durante todo el tiempo que puedan, porque puede tener un efecto protector fuerte contra roncar".

Los niños de familias más pobres y los que recibieron lactancia materna por periodos cortos, o nunca, eran los más propensos a roncar de forma persistente.

Consejos para los padres

Richard M. Kravitz, MD, cree que los padres no deben ignorar los ronquidos de sus hijos. Lo expresa de la siguiente forma: "Si su hijo ronca, indague más". Kravitz es director médico del laboratorio de sueño pediátrico del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. "No pierda tiempo para hacerlo", recomienda.

Continued

"Si su hijo ronca, no piense que todos en la familia lo hacen. Debe darle seguimiento con el pediatra".

Kravitz pone en perspectiva la relación entre roncar y los problemas de conducta. "Los niños que roncan persistentemente tienen un mayor riesgo de problemas conductuales", plantea. "Pero esto no significa que todo niño que ronque tendrá problemas de conducta, ni que todos los niños con problemas de conducta ronquen".

Pero "roncar no es normal para los niños". Algunos niños podrían necesitar cirugía para extirpar las amígdalas o las adenoides.

Andrew Adesman, MD, se muestra de acuerdo. Adesman es jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven y Alexandra Cohen, en Nueva York. "Una evaluación puede ayudar a determinar si los ronquidos son inocuos o si tratar el problema subyacente mejoraría los ronquidos y los problemas conductuales", comenta.

Puede ser un circulo vicioso, señala Yosef Krespi, MD, director del centro de Trastornos del Sueño del Instituto de Cabeza y Cuello de Nueva York del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Los niños que no duermen bien se sienten cansados e irritables, y no comen bien", señala. "Por definición, el sonido de los ronquidos significa que hay una obstrucción parcial de las vías respiratorias durante el sueño, que puede provocar una mala oxigenación y un sueño agitado".

"Si se trata de un problema de temporada o a un resfriado, no es gran cosa, pero si los ronquidos son graves y provocan problemas del sueño, busque una evaluación formal", aconseja Krespi.

Noticias Medicas de WebMD en Español Reviewed by Hansa D. Bhargava, MD

Sources

Dean Beebe, PhD, director del programa de neuropsicología del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

Andrew Adesman, MD, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven y Alexandra Cohen, en New Hyde Park, Nueva York.

Yosef Krespi, MD, director del Centro de Trastornos del Sueño del Instituto de Cabeza y Cuello de Nueva York del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Richard M. Kravitz, MD, director médico de sueño pediátrico del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

Beebe, D.W., en Pediatrics, 2012, estudio recibido antes de la publicación.

© 2012 WebMD, LLC. All rights reserved.

Pagination