¿Qué puedes hacer para que tus tratamientos para el asma eosinofílica tengan los mejores resultados? Hay algunos pasos sencillos que puedes tomar cada día para mejorar tus síntomas, calidad de vida y salud en general.

Asma más serio

El asma eosinofílica muchas veces es más seria que otros tipos de asma. Tus pulmones, sangre y mucosidad contienen niveles altos de un tipo de glóbulo blanco llamado eosinófilo. Tener mas eosinófilos en la sangre puede empeorar los ataques de asma.

Esta condición afecta a cada persona de manera diferente. Puede ser que no respondas bien a la misma terapia que recibe otra persona con la misma enfermedad.

Con este tipo de asma, existen muchas cosas que pueden provocar inflamación y obstruir tus vías respiratorias. Tus genes y tu ambiente podrían afectar la efectividad de tus tratamientos.

Tratamiento dirigido al paciente

Tu doctor hará un plan de tratamiento específicamente para ti. Le sacarás el máximo provecho si lo sigues al pie de la letra. Toma tus medicamentos a la misma hora cada día para que obtengas mejores resultados y puedas controlar la inflamación de las vías respiratorias.

Primero, tu doctor podría recetarte un inhalador de esteroides. Un esteroide puede disminuir la inflamación y la mucosidad para que tus vías respiratorias se mantengan abiertas. Tienes que usar los esteroides inhalados todos los días para mantener tu condición bajo control.

Algunas personas con este tipo de asma no responden bien a los esteroides inhalados u orales. Es posible que tampoco sientan alivio al usar otros tratamientos comunes para el asma, como los broncodilatadores agonistas beta-2 de acción prolongada. Otros sí obtienen buenos resultados de estos medicamentos de control.

Si tus síntomas no mejoran, tu doctor podría recetarte un nuevo tipo de medicamento biológico. Este se usa para reducir el número de eosinófilos. Además, obstruiría las causas de la inflamación.

Sigue el plan

Los medicamentos para el asma eosinofílica sólo funcionan si los tomas de acuerdo a las instrucciones y el horario establecido. Se tienen que tomar de esta manera para poder controlar los síntomas y la inflamación. Algunos medicamentos se toman diariamente. Otros se toman semanalmente.

Algunos medicamentos biológicos vienen en plumas de inyección o jeringas precargadas para que puedas inyectarte en tu casa. Es tu responsabilidad usar las medicinas a tiempo y no olvidar ninguna dosis.

Habla con tu doctor si tienes algún problema con el plan de tratamiento. Dile si tienes efectos secundarios o algún conflicto que podría impedir que sigas el horario establecido para las medicinas. Es posible que puedan cambiar la dosis o recetarte una medicina similar que sea mas conveniente para ti.

¿Importa la dieta?

Algunas investigaciones demuestran que una dieta alta en grasa y baja en fibra podría empeorar los síntomas. Una dieta donde abunda la carne roja y los alimentos procesados podría impulsar la producción de los eosinófilos que inflaman las vías respiratorias.

La dieta Mediterránea, que incluye más frutas y vegetales frescos, podría ayudar a reducir la inflamación de las vías respiratorias. Consumir más fibra puede ayudarte a mantener un balance saludable de bacterias en el intestino. Estudios sugieren que esto también puede reducir la inflamación.

Un suplemento de vitamina D puede ayudar a las personas que tienen este tipo de asma. Tu doctor puede realizar una prueba para saber si tu nivel de vitamina D es bajo. Si no lo está, tomar un suplemento no tendría beneficio alguno.

Si tienes obesidad o sobrepeso, podrías sentirte mejor si pierdes esas libras demás. Las personas que están obesas y tienen asma muchas veces sufren síntomas más severos. Habla con tu doctor sobre cómo puedes bajar de peso y mantenerte en un peso sano.

No fumes

Fumar dificulta el control del asma. Reduce la efectividad de los esteroides inhalados y otros medicamentos. También puede provocar ataques de asma y empeorarlos.

Si fumas, déjalo. Además, aléjate del humo de segunda mano. Los cigarrillos electrónicos y vaporizadores también podrían ser dañinos para tus pulmones. Si los usas o fumas tabaco, habla con tu doctor sobre cómo puedes dejar el hábito. 

Ejercítate

La actividad física regular es buena para todas las personas que tienen asma. El ejercicio mantiene sanos tus pulmones y corazón.

Toma tus medicamentos tal como los recetó tu doctor. Así podrás mantener abiertas tus vías respiratorias. Esto te permitirá hacer ejercicios regularmente sin sibilancias ni quedarte sin aliento.

Antes de ir afuera a ejercitarte, busca cualquier alerta sobre la calidad del aire en tu área. Evita salir al aire libre a ejercitarte si la calidad del aire no es buena debido a la contaminación, los incendios forestales, o un clima muy caliente o húmedo. Estas condiciones pueden ser peligrosas para las personas que tienen asma. En vez, haz tus ejercicios adentro.

Controla el estrés, descansa lo suficiente

Estar demasiado tenso o tener ansiedad puede contribuir a la inflamación eosinofílica en tus pulmones. Esto puede provocar síntomas como dificultad para respirar. Los síntomas podrían sentirse peores en momentos como estos. Aunque no es posible alejarse de todo tipo de estrés, puedes aprender a manejarlo y relajarte. El ejercicio puede ayudarte a reducir el estrés.

Si tu tratamiento no mantiene tu condición bajo control, podrías no estar descansando bien. Y el asma aumenta el riesgo de sufrir de apnea del sueño, lo que también puede aumentar la inflamación de las vías respiratorias. Es un círculo vicioso.

No se sabe con certeza si el mal sueño empeora el asma. Pero puede afectar tu nivel de energía y dificultar el manejo del estrés.

Trata de mantener buenos hábitos de sueño para que descanses lo suficiente. Define la hora en que te acostarás a dormir. Apaga el televisor y todos los dispositivos electrónicos a la hora de descansar. Reduce el consumo de la cafeína. No tomes una siesta si luego estarás despierto toda la noche.

Artículo médico de WebMD

From WebMD

Más sobre el Asma Eosinofílica