photo of caregivers hand

¿Cómo imaginas tu vida en la tercera edad?

Muchas personas nos imaginamos envejeciendo felices y saludables en nuestros propios hogares.

La realidad es que la experiencia del envejecimiento cae a lo largo de un espectro.

Siete de cada 10 personas que lleguemos a los 65 años necesitaremos, en algún momento, servicios de atención a largo plazo.

Si bien la mayoría de nosotros recibiremos esa atención en el hogar, muchas veces de familiares que nos cuidan, algunos requerirán un nivel de atención médica mayor lo que convertiría al hogar para envejecientes en la opción correcta.

Un hogar para envejecientes es un centro de vida comunal que brinda servicios las 24 horas. Estos servicios incluyen atención de enfermería, fisioterapia y asistencia con las actividades cotidianas como bañarse, comer o caminar.

Es importante saber que los hogares para envejecientes no son todos iguales.

Muchos hogares para envejecientes son entornos hermosos y seguros que ayudan a las personas a prosperar, sin importar su condición física y mental.

Otros necesitan desesperadamente los cambios radicales que mi organización y muchas otras están pidiendo en este momento.

No todas las personas se mudan a un hogar para envejecientes por las mismas razones.

Aquí hay cinco preguntas y respuestas comunes que te ayudarán, y ayudarán a tu familia, a entender mejor en qué consiste la atención en los hogares para envejecientes:

1. ¿Cuándo se necesita una estadía en un hogar para envejecientes y por cuánto tiempo?

Es posible que necesites quedarte en un hogar para envejecientes después de haber estado en el hospital para algo como un reemplazo articular o para recuperarte de un accidente cerebrovascular.

Sin embargo, la razón más común para vivir en un hogar para envejecientes es la demencia, que afecta a más del 50-70% de los residentes de este tipo de hogar.

El tiempo que permanecerás en el hogar para envejecientes depende de la de atención que necesitas y por cuánto tiempo la necesitas.

Por ejemplo:

  • Estancia de corta duración (hasta 100 días): Esto suele ser para terapia física, ocupacional o del habla después de haber estado en el hospital (como para un reemplazo de cadera o un accidente cerebrovascular pequeño) o después de un procedimiento ambulatorio.
  • Estancia de larga duración (100 días o más): Para personas discapacitadas, con enfermedades crónicas y personas mayores que no requieren atención en un hospital pero que necesitan más apoyo de lo que es posible en sus propios hogares.

Lo que comienza como una estancia de corta duración puede convertirse inesperadamente en una estancia a largo plazo en un hogar para envejecientes, especialmente si tu condición no mejora.

2. ¿Quién me cuida en un hogar para envejecientes?

Una variedad de profesionales atiende a los residentes de los hogares para envejecientes: enfermeras prácticas registradas y con licencia; trabajadores sociales y terapeutas físicos, del habla y ocupacionales.

Los asistentes de enfermería certificados (CNA, por su sigla en inglés) manejan gran parte de la atención diaria del paciente, como administrar medicamentos y la ayuda para bañarse o entrar y salir de la cama.

Muchas veces los CNAs no reciben salarios dignos, beneficios de tiempo completo o capacitación adecuada para el trabajo increíblemente difícil y altamente calificado que realizan.

Estos problemas han empeorado debido al COVID-19, por lo que debes indagar sobre las políticas de dotación de personal en cualquier hogar para envejecientes que estés considerando.

3. ¿Cuánto costará? 

Después de una hospitalización, una estadía de rehabilitación a corto plazo en un hogar para envejecientes podría estar cubierta por hasta 100 días por Medicare.

Pero tenga en cuenta: si Medicare te clasifica como en "estado de observación" (lo que significa que el hospital no te ha admitido como paciente ingresado, sino que estás allí bajo "observación hospitalaria"), eso podría descalificarte de la cobertura de Medicare para una estancia en un hogar para envejecientes después del hospital.

El Center for Medicare Advocacy, tiene un recurso útil con información sobre la cobertura para hogares para envejecientes.

Las estadías a mediano y largo plazo generalmente son pagadas por un seguro privado o de su bolsillo, por el paciente o los miembros de la familia del paciente.

Estas pueden costar en promedio $255 por día para una habitación compartida o $290 por día para una habitación privada.

4. ¿Cómo han cambiado los hogares para envejecientes?

Muchos de los hogares para envejecientes de hoy en día fueron diseñados hace 50 años para satisfacer las necesidades de una época pasada.

Muchas veces son el reflejo de la atención que se brindaba en el pasado.

Pero los hogares para envejecientes están comenzando a adaptarse a las necesidades de los pacientes de hoy y a brindar atención de alta calidad en un lugar de trabajo justo y de apoyo para los empleados.

Un ejemplo de la atención innovadora en hogares para envejecientes es el proyecto Green House, donde en cada uno de sus hogares pequeños el número de residentes se limita a un máximo de 12 personas y hay trabajadores dedicados que han sido asignados exclusivamente a cada hogar.

Esto resultó ser increíblemente importante durante la pandemia.

5. ¿Cómo escojo un hogar para envejecientes?

Al principio, elegir un hogar para envejecientes puede parecer una tarea abrumadora, pero hay varias listas de verificación que pueden ayudarte a tomar tu decisión, incluidas las del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento y Medicare.

Es posible que también quieras revisar las calificaciones de seguridad de los hogares para envejecientes antes de tomar tu decisión.

La herramienta en línea Nursing Home Compare de Medicare presenta una base de datos de hogares para envejecientes con calificaciones que se basan en los resultados de las inspecciones de salud, el número de profesionales que atienden a los residentes y ciertas medidas de calidad de la atención que se brinda en el lugar.

La herramienta tiene sus limitaciones y no todos los hogares para envejecientes reportan sus datos con precisión.

Otra herramienta, Nursing Home Inspect, te permite comparar los hogares para envejecientes con información sobre las sanciones que han recibido debido a deficiencias de seguridad que fueron descubiertas en cada lugar.

Al considerar tus opciones, es importante preguntar cómo se han adaptado los hogares para envejecientes durante la pandemia del COVID-19 y qué nuevas políticas han implementado para salvaguardar y garantizar la más alta calidad de vida para los empleados y los residentes.

Para más recursos sobre la atención apropiada para personas de edad avanzada, visite johnahartford.org/agefriendly-espanol.

(Next Avenue publicó inicialmente una versión de este artículo por Terry Fulmer, PhD, RN, FAAN, presidenta de la Fundación John A. Hartford.)

© 2022 WebMD, LLC. Todos los derechos reservados.

Show Sources

FUENTES:

Crédito de fotografía: Pornpak Khunatorn / Getty Images