Willy Wonka y la fábrica de chocolate es una de las películas más famosas de la historia del cine. El éxito de 1971 fue parte de la infancia de muchos de nuestros hijos y, ahora, nuestros nietos. Es una película repleta de momentos emblemáticos, y realmente me identifico con la escena en que salen los cuatro abuelos de Charlie.

Es difícil olvidar al abuelo Joe, que vivía postrado en cama mientras las actividades del hogar continuaban a su alrededor. Parece vivir su vejez como observador pasivo, hasta que Charlie lleva a casa el boleto dorado. Escoge al abuelo Joe para que lo acompañe a la misteriosa fábrica. Como consecuencia, este deja la cama por primera vez en 20 años, y todos cantan y bailan de alegría. Una orquesta interpreta la felicidad de la familia con una algarabía de instrumentos de cuerdas y de viento porque sucede lo imposible.

¿Qué dice esta escena de nuestras opiniones sobre las personas mayores y su capacidad de movimiento?

Esta es realmente una escena memorable de la historia del cine, pero ¿qué dice de nuestras opiniones sobre las personas mayores y su capacidad de movimiento? No debe ser necesario un boleto dorado mágico —una oportunidad única en la vida—para levantarse de la cama.

Lamentablemente, durante demasiado tiempo, este fue nuestro enfoque sobre la actividad física. El deterioro de la capacidad de movimiento en pacientes mayores se consideraba inevitable, por lo que si el médico recetaba un medicamento u ordenaba un procedimiento que tenía un impacto negativo en las funciones del paciente, se consideraba el precio que debía pagar.

Afortunadamente esa mentalidad está cambiando.

Cambios en la postura sobre el movimiento

Los hospitales y sistemas de salud que participan en el proyecto de Sistemas de Salud Amigables para las personas mayores de la Fundación John A. Hartford y el Instituto para la Mejora en Salud de los Estados Unidos (IHI, por su sigla en inglés) le dan prioridad al movimiento de los pacientes mayores en la planificación y la atención médica.

Por ejemplo, Christiana Care de Delaware lanzó un programa llamado Activity and Mobility Promotion (Promoción de la Actividad y la Movilidad), que hace que los pacientes hospitalizados se levanten y muevan a diario a la vez que siguen las normas de distanciamiento social para evitar el contagio con el COVID-19. Es un cambio en la tendencia histórica de mantener en cama a los pacientes, por temor a caídas y otras consecuencias negativas. Hacer que las personas hospitalizadas se pongan en marcha con la ayuda de su equipo de atención puede evitar la atrofia, las llagas, las complicaciones respiratorias y otros efectos negativos de mantenerse en cama. También puede reducir la probabilidad de volver a hospitalizar a los pacientes poco después de darles de alta.

El cambio también se produce en California como parte del sistema de Kaiser Permanente, donde los equipos de médicos, enfermeros y otros profesionales clínicos aportan soluciones innovadoras para el movimiento.

En Kaiser, han incorporado hojas de ejercicios para la amplitud de movimiento a la atención de los pacientes mayores que se rehabilitan en el centro de enfermería especializada Canyon Oaks. Las hojas ayudan a los pacientes y aquellos que los cuidan a hacer ejercicios durante todo el día para que recuperen la fuerza y agilidad, y vuelvan a casa pronto, algo que con frecuencia es importante para muchos pacientes mayores.

Los adultos mayores en la Presbyterian Senior Care Network cuidan plantas a manera de mantenerse en marcha y aumentar el movimiento. Los residentes son responsables por las plantas, lo que incluye ponerlas en macetas, echarles agua y asegurarse de que tengan suficiente sol. Esto hace que los residentes se muevan de una manera segura y que ejercita la mente. Cuando la pandemia del COVID-19 amaine, se pondrán las plantas en áreas comunes alrededor del centro médico como prueba de su esfuerzo colectivo.

Este y otros hospitales y sistemas de salud en el proyecto de los Sistemas de Salud Amigables para las personas mayores se centran en la Movilidad de los pacientes mayores como uno de los cuatro factores de la atención para personas de edad avanzada, que se llaman las 4Ms. Los otros son centrarse en prioridades y “lo que Me importa” (hacer que la atención de cada paciente esté conforme con los objetivos y preferencias específicos para cada paciente); actividad Mental (prevenir, identificar, dar tratamiento y controlar la demencia, la depresión y el delirio) y Medicamentos (usar medicamentos que no interfieren con aquello que es importante para los pacientes, su movimiento o actividad mental).

Aunque las nuevas versiones de la franquicia de Willy Wonka no fueron tan buenas (lo siento, Johnny Depp), las innovaciones son bienvenidas y necesarias en la atención de salud. Los sistemas están reconsiderando la manera que atienden a los pacientes mayores para observar sus prioridades, en vez de sus problemas de salud, lo que resulta en una mejor atención a los pacientes, mejores resultados y mayor satisfacción.

Como paciente, usted tiene el derecho de exigir y recibir atención apropiada para su edad, que respeta sus prioridades, entre ellas su capacidad de movimiento.

Para más recursos sobre la atención para personas de edad, visite johnahartford.org/agefriendly-espanol.

(Next Avenue publicó inicialmente una versión de este artículo por Terry Fulmer, PhD, RN, FAAN, presidenta de la Fundación John A. Hartford.)

Guía de consulta de WebMD en colaboración con la Fundación John A. Hartford

From WebMD

Lee más sobre consejos de salud para adultos mayores