Las cadenas de televisión están repletas de anuncios de medicamentos. Prometen de todo, desde aliviar neuropatías (dolor de nervios) o eliminar la ansiedad. Cuando uno ve estos comerciales, es fácil pensar que no está tomando suficientes medicamentos o los adecuados.

Nada más lejos de la verdad.

El exceso de medicamentos entre los adultos mayores —también conocido como polimedicación o polifarmacia— es un problema de salud pública muy real y devastador. Como señaló un informe del Lown Institute, entidad sin fines de lucro: “En las últimas décadas, el consumo de medicamentos en Estados Unidos, especialmente por personas mayores, ha sobrepasado mucho la polimedicación necesaria, al punto que millones están sobrecargados con demasiados medicamentos recetados y, como resultado, están sufriendo daños significativos”.

Esos daños tienen un verdadero impacto: todos los días en Estados Unidos, se hospitaliza a 750 adultos mayores debido a los efectos adversos de uno o más medicamentos. El Lown Institute pronostica que en los próximos 10 años, 150,000 adultos mayores morirán prematuramente debido al exceso de medicamentos.

En mi labor de enfermera y como alguien preocupada desde hace tiempo por los problemas de medicación en adultos mayores, tengo el compromiso de dar la señal de alarma al respecto. Una encuesta realizada por WebMD en colaboración con la Fundación John A. Hartford descubrió que 50 por ciento de los adultos mayores que participaron no sabían que se deben evitar ciertos medicamentos, y 40 por ciento de ellos no sabían que algunos medicamentos pueden afectar la memoria.

Con la edad, el metabolismo no es tan eficaz

Hay una buena razón por la que el exceso de medicamentos afecta desproporcionadamente a los adultos mayores. El envejecimiento normal produce cambios en las funciones de algunos órganos vitales. Por ejemplo, los pulmones, los riñones y el hígado no funcionan tan eficientemente con la edad. Eso significa que el cuerpo de una persona mayor metaboliza los medicamentos con menor eficacia, lo que aumenta la probabilidad de que tenga efectos secundarios.

A más medicamentos tome, mayor el riesgo de que su interacción sea peligrosa. Tomar una multitud de medicamentos puede causar confusión, mareo e incluso hemorragias internas, todos ellos peligrosos y dañinos. Estos son 10 medicamentos que la American Geriatrics Society (AGS) dice que los adultos mayores deben evitar o usar con cuidado. Por supuesto que cada persona es diferente, o sea que hable con su profesional de salud o farmacéutico antes de dejar de tomar algún medicamento.

Afortunadamente, un movimiento nacional de hospitales y sistemas de salud está combatiendo el problema del exceso de medicamentos. La Fundación John A. Hartford y el proyecto de Sistemas de Salud Amigables para las personas mayores del Instituto para la Mejora en Salud de los Estados Unidos se enfocan en los medicamentos de los pacientes mayores como parte del marco de los cuatro factores se llaman las 4Ms que guían la atención para personas de edad avanzada. (Los otros tres son: centrarse en “lo que Me importa,” o las prioridades de los pacientes mayores, promover la actividad Mental saludable y mejorar la Movilidad​​​​​​​).

Los sistemas de salud que participan en el proyecto no solo tratan de minimizar los riesgos de los medicamentos, sino que también se esfuerzan para que los medicamentos no interfieran con la calidad de vida. Por ejemplo, le preguntan a un paciente mayor sobre sus prioridades, y así es posible que un médico, auxiliar médico o enfermero especializado recomiende dejar de tomar o cambiar un medicamento para la presión alta que está haciendo que el paciente esté demasiado mareado como para poder jugar con sus nietos.

Exprese sus deseos

Lo más importante que puede hacer para tomar sus medicamentos de manera segura y saber que no tendrán un impacto negativo en su calidad de vida es exigir la mejor atención. Tres de cada 4 adultos no saben que tienen el derecho a pedir y recibir atención de salud adaptada a sus necesidades y deseos. Los medicamentos pueden afectar la calidad de vida, y siempre se deben hacer preguntas al respecto.

Gracias a entidades como el Lown Institute y AGS, plantear inquietudes sobre los medicamentos que toma el paciente debe ser un aspecto normal e importante de cualquier cita médica. El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por su sigla en inglés) también ofrece información útil sobre medicamentos. Prepararse con anticipación lo ayudará a que le respondan sus preguntas y reciba la atención que quiere, necesita y merece.

A pesar de lo que los anuncios prometen, si quiere asegurarse de que su vida sea óptima, hable con su médico sobre sus prioridades y las inquietudes que tiene sobre sus medicamentos, porque eso es incluso mejor que tomar otra pastilla.

Para más recursos sobre la atención para personas de edad, visite johnahartford.org/agefriendly-espanol.

(Next Avenue publicó inicialmente una versión de este artículo por Terry Fulmer, PhD, RN, FAAN, presidenta de la Fundación John A. Hartford.)

Guía de consulta de WebMD en colaboración con la Fundación John A. Hartford

From WebMD

Lee más sobre consejos de salud para adultos mayores