Con la edad, su atención médica puede tener un impacto en todos los aspectos de su vida. Tal vez le recetaron un medicamento que hace que se sienta demasiado cansado para cenar con su familia. Tal vez le guste ir al boliche, pero la cirugía de remplazo de cadera le ha impedido jugar más tiempo de lo que pensaba. Quizá se siente triste y aislado de sus amigos, sin saber si tiene depresión o ya no escucha bien.

En todos estos ejemplos, es muy probable que sus profesionales de salud puedan ayudarlo a solucionar sus problemas, en mayor medida de lo que piensa.

Darles prioridad a los pacientes

Lo bueno es que está cambiando la forma en que los médicos brindan tratamiento a los adultos mayores. Cada vez más hospitales y sistemas de salud en Estados Unidos son parte de un importante movimiento que les da prioridad a las opiniones de los pacientes mayores, en un esfuerzo por transformar la atención de salud. El proyecto se llama Sistemas de Salud Amigables para las personas mayores y se centra en cuatro factores esenciales del cuidado de adultos mayores, que se llaman las 4Ms:

  • La primera M es “lo que Me importa”. Todos los integrantes del equipo de atención médica del paciente deben escuchar con mucha atención a sus pacientes para comprender y tomar medidas que respeten sus objetivos y preferencias sobre su atención, que cambian con la edad.
  • El segundo es “actividad Mental”. Se refiere a su situación mental e inquietudes para prevenir, identificar, brindar tratamiento y controlar la demencia, la depresión y el delirio (confusión repentina).
  • La tercera M es “Movilidad”. Le da prioridad a moverse de manera segura a diario para mantener la función e independencia en cada entorno de atención. El movimiento, ya sea en la unidad de cuidados intensivos o en casa, va desde bajarse de la cama hasta sacar al perro a pasear, entre otras actividades. Los planes para la atención deben tomar en cuenta la capacidad de movimiento de la persona y apuntar a conservarla o mejorarla.
  • La última M es “Medicamentos”. Si son necesarios, los médicos y enfermeros especializados deben recetar lo que llamamos “medicamentos apropiados para la edad” que no interfieren con las prioridades, la actividad mental y el movimiento.

Para que todos los sistemas de salud brinden tratamiento apropiado a las personas de edad, se necesitan dos cosas:

Usted decide qué es mejor para su salud

Primero, todos debemos participar activamente en nuestra atención de salud y decirles a los médicos y enfermeros cuáles son nuestras principales prioridades y los objetivos de salud que queremos alcanzar. Muchas personas están convencidas de que los profesionales de salud deben estar a cargo de todo y por eso confían pasivamente en que ellos decidirán qué es lo mejor para su salud. Esto deja preguntas sin responder y opciones sin explorar. Al principio, es posible que nos cause temor expresar nuestra opinión, pero es esencial hacerlo. Esta guía de Patient Priorities Care puede ayudarlo a determinar cuáles son sus prioridades y cómo expresar esos deseos a su equipo de atención médica.

Por ejemplo, si su principal prioridad es plantar un huerto a inicios de la primavera, dígaselo a su médico. Es posible que los tratamientos y medicamentos que su médico recomiende cambien si sabe que usted tiene ese objetivo. Usted quizá posponga la operación de remplazo de cadera o formule otro plan de fisioterapia para conservar su capacidad de movimiento.

En otros tiempos era tabú, pero es muy necesario hablar sobre problemas mentales y de memoria con sus profesionales de salud. Se debe hacer frente a cualquier indicio de confusión o falta de memoria. Dígales a sus médicos o enfermeros especializados qué medicamentos toma y cómo lo hacen sentir. Dos de cada 3 adultos toman más de cinco medicamentos y, lamentablemente, es común que haya interacción peligrosa entre medicamentos. También es un problema el exceso de medicamentos recetados. Si sus medicamentos no lo están ayudando a alcanzar sus objetivos, es necesario volver a evaluar si los necesita.

Luego, los sistemas de salud necesitan capacitación y recursos para asegurar que se tomen en cuenta los cuatro factores en toda interacción con pacientes mayores. La Fundación John A. Hartford está colaborando con asociados de atención médica en este momento para asegurarse de que suceda. En agosto de 2020, más de 800 ​hospitales, consultorios médicos y entidades de atención a largo plazo ya habían recibido reconocimiento del Instituto para la Mejora en Salud por su compromiso con la atención apropiada para la edad. Para fin de año, 1,100 clínicas CVS Health MinuteClinics ofrecerán atención que toma en cuenta esos cuatro factores.

La vieja pregunta de “¿qué le sucede?” debe cambiar a “¿qué prioridades tiene?”, ya que las personas viven muchos años más. Este es el objetivo del proyecto de Sistemas de Salud Amigables para las Personas Mayores. Los hospitales y sistemas de salud están haciéndolo al asegurarse de que los cuatro factores estén presentes en todo entorno de atención, ya sea en casa, el hospital, la clínica, la sala de emergencias o un centro de cuidado a largo plazo.

El papel de los pacientes es muy importante. Si bien los médicos y enfermeros son los expertos calificados que prestan la atención de salud, todo paciente es un experto en su propia vida y sus prioridades.

Para más recursos sobre la atención para personas de edad, visite johnahartford.org/agefriendly-espanol.        

(Next Avenue publicó inicialmente una versión de este artículo por Terry Fulmer, PhD, RN, FAAN, presidenta de la Fundación John A. Hartford.)        

Guía de consulta de WebMD en colaboración con la Fundación John A. Hartford

From WebMD

Lee más sobre consejos de salud para adultos mayores