Inglés
Español

Cuando se tiene el VIH, es bueno contar con apoyo y aceptación, pero quizá no siempre los encuentre. Aun hay personas que tienen opiniones negativas sobre este virus, y el estigma que acarrea puede afectar cómo lo tratan.

Algunas personas pueden tener temores porque no entienden cómo se trasmite el VIH. Desde la década de los ochenta, sabemos que no es posible adquirir el virus por dar la mano ni por otro tipo de contacto casual. Pero no todos tienen la información correcta. Hay personas que pueden tener puntos de vista negativos sobre las maneras que se trasmite, como relaciones sexuales y uso de drogas con agujas contaminadas.

Lo bueno es que usted tiene muchos derechos legales. Y hay muchos grupos que pueden ayudarlo a conseguir apoyo médico, económico y emocional.

Privacidad

Según la ley, es posible que le deba notificar a ciertas personas que tiene el VIH. Pero no es necesario compartirlo con todo el mundo.

Diecinueve estados requieren que le notifique a su pareja sexual que tiene el VIH. Las leyes en más de una decena de estados requieren que se lo divulgue a las personas con las que comparte agujas.

Por lo general, no es necesario informarle a su empleador. Pero las empresas tienen derecho a preguntarle sobre su salud si existe la posibilidad de que los empleados se expongan a su sangre en el trabajo o que usted represente otro tipo de riesgo. Se le prohibe a su compañía de seguro divulgarle a su empleador que usted tiene el VIH. Pero es posible que su empresa se entere por estados de cuenta de prestaciones que describen su tratamiento.

La decisión de contarles a sus familiares y a sus amigos es suya. Contárselo a otros puede ayudarlo a responder mejor al tratamiento. 

Empleo

La Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act o ADA, su nombre y su sigla en inglés) lo protege de la discriminación por parte su empleador debido a que tiene el VIH. Los encargados de contratación no pueden preguntarle sobre su salud ni rechazarlo para un puesto si puede cumplir con todas las responsabilidades del cargo.

La ADA también le da derecho a "modificaciones razonables”. Eso quiere decir que la empresa debe hacer los cambios que usted necesita para desempeñar su trabajo, como programar períodos de descanso durante el transcurso del día para que pueda tomarse los medicamentos.

Vivienda

Es posible que algunos dueños de propiedades de alquiler no quieran aceptar a un inquilino que tenga el VIH.  Eso está prohibido por la Ley de Equidad en la Vivienda (Fair Housing Act). No se le puede negar vivienda ni acosar ni desalojar de su hogar porque tiene el VIH.

Si le es difícil encontrar una vivienda o costearla, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de E.E.U.U. (HUD, su sigla en inglés) otorga subvenciones a gobiernos locales y entidades sin fines de lucro para ayudarlo. Según dónde viva y sus ingresos, es posible que califique para  subsidios de alquiler, cupones para vivienda pública o asistencia si no tiene hogar.

Atención de salud

Según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act o ACA, su nombre y su sigla en inglés), llamada comúnmente Obamacare, no se le puede denegar cobertura médica. Las aseguradoras deben cubrir enfermedades preexistentes como el VIH y no pueden cancelarle la póliza por su diagnóstico.

La ACA también requiere cobertura para “beneficios esenciales”, entre ellos muchos de sus medicamentos para el VIH, exámenes de laboratorio y consejería para salud mental. Según el nivel de ingresos que tenga, es posible que pueda recibir ayuda para la cobertura de la prima de seguro.

Si no tiene muchos ingresos y no tiene seguro o su cobertura es insuficiente, puede recibir el tratamiento que necesita por medio del proyecto federal Programa Ryan White sobre el VIH/SIDA.

Familiares y amistades

Es posible que cada uno de sus seres queridos tenga una reacción diferente al diagnóstico del VIH. Algunos quizás le ofrezcan ayuda de inmediato. A otros tal vez les cueste más aceptar la noticia. Y es posible que otros lo rechacen. 

Una forma de manejar la reacción de sus familiares, es darles información sobre el VIH y lo que le representa a usted. Si es díficil para sus seres queridos hablar con usted sobre el tema, es posible que un consejero familiar o consejero matrimonial pueda ayudarlos a tener esa conversación.

Dónde buscar ayuda

Puede encontrar la ayuda que necesita si sabe dónde buscarla.

  • Atención de salud. Visite el sitio web de la Administración de Recursos y Servicios de Salud o llame a la línea de información sobre el VIH/sida de su estado. 
  • Ayuda legal. Puede recibir asesoría legal gratuita o de bajo costo para proteger sus derechos. El Center for HIV Law and Policy puede ayudarlo a conseguir ayuda legal para casos de discriminación, vivienda o empleo. También puede averiguar qué servicios ofrece el colegio de abogados estatal o el local. 
  • Terapia y servicios sociales. La Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias tiene una línea de ayuda confidencial (800-662-4357) con información sobre terapeutas en todo el país. El Departamento de Asuntos de los Veteranos tiene grupos de apoyo para miembros de las fuerzas armadas con el VIH y también puede darle información sobre trabajadores sociales, sicólogos y otros profesionales de salud mental. Otros contactos buenos son el departamento local de salud pública y entidades privadas sin fines de lucro como United Way o Housing Works.

Artículo médico de WebMD

From WebMD

Más sobre el diagnóstico de VIH