Las causas del eccema

Medically Reviewed by Stephanie S. Gardner, MD on July 23, 2023
3 min read

Los médicos no saben exactamente qué causa el eccema (disponible en inglés). El tipo más común, la dermatitis atópica, se parece a una alergia (disponible en inglés). Pero la irritación en la piel (disponible en inglés) no es una reacción alérgica (disponible en inglés).

El eccema probablemente sea causado por una combinación de cosas que pueden incluir:

  • Los genes. Un factor de riesgo importante es tener familiares que padezcan o hayan tenido eccema, asma o alergias estacionales. Un gran porcentaje de los niños que tienen eccema grave desarrollarán posteriormente asma (disponible en inglés) o alergias. (disponible en inglés)
  • Problemas con el funcionamiento de tu sistema inmunológico
  • La edad que tenía tu madre cuando naciste. No está claro por qué, pero los niños nacidos de mujeres mayores tienen más probabilidades de desarrollar eccema que los niños nacidos de mujeres más jóvenes.
  • El entorno. Los niños tienen más probabilidades de contraer eccema si pertenecen a clases sociales más altas, viven en áreas urbanas con niveles más altos de contaminación o viven en climas más fríos.
  • Actividades que hacen que tu piel sea más sensible 
  • Defectos en la barrera cutánea que permiten la salida de la humedad y la entrada de gérmenes
  • Trastornos endocrinos como la enfermedad de tiroides

El eccema no es contagioso. No puedes contraer eccema al entrar en contacto con alguien que lo tenga.

El eccema no es una reacción alérgica (disponible en inglés). Aun así, un gran número de niños que padecen eccema también presentan alergias alimentarias (disponible en inglés). Eso no significa que ciertos alimentos como los lácteos, los huevos y las nueces (desencadenantes comunes de alergias alimentarias en los niños con eccema) lo causen o lo empeoren. Antes de eliminar determinados alimentos de la dieta de tu hijo, habla con su médico para asegurarte de que se cumpla con las necesidades nutricionales de tu hijo.

Un desencadenante no es algo que cause eccema, pero puede hacer que se agrave o empeore.

Los desencadenantes más comunes son sustancias que irritan la piel. Por ejemplo, en muchas personas con eccema, la lana o las fibras sintéticas que entran en contacto con la piel pueden provocar un brote.

Ejemplos de otras cosas que pueden irritar la piel incluyen:

  • jabones y limpiadores
  • perfumes
  • maquillaje
  • polvo y arena
  • cloro
  • solventes
  • irritantes en el medio ambiente
  • humo de cigarrillo

Los brotes también pueden ser provocados por ciertas condiciones que tienen un efecto sobre el sistema inmunológico. Por ejemplo, las cosas que pueden desencadenar o empeorar un brote incluyen:

  • un catarro o la gripe (disponible en inglés)
  • una infección bacteriana (disponible en inglés)
  • una reacción alérgica a algo como moho, polen o caspa de mascotas

También se ha identificado al estrés como un posible desencadenante.

Las acciones y los entornos que hacen que la piel se seque o se vuelva sensible pueden desencadenar brotes. Algunos ejemplos incluyen:

  • exposición prolongada al agua
  • tener demasiado calor o demasiado frio
  • sudar (disponible en inglés) y luego sentir frio
  • tomar baños o duchas demasiado calientes o que duren demasiado 
  • no usar un lubricante para la piel después del baño o la ducha
  • la baja humedad durante el invierno
  • vivir en un clima seco todo el año