Preguntas frecuentes sobre el manejo del dolor

Medically Reviewed by Tyler Wheeler, MD on November 04, 2022
2 min read

No. No esperes hasta que el dolor se vuelva intenso para tomar medicamentos para el dolor (analgésicos).  El dolor es más fácil de controlar cuando es leve. Debes tomar tus analgésicos con regularidad, tal como te los recetaron. A veces, esto significa tomar medicamentos siguiendo un horario regular, incluso cuando no sientas dolor.

No necesariamente, si tomas tu medicamento exactamente como te lo recetaron. También existen analgésicos eficaces que no son adictivos. La probabilidad de que una persona se vuelva adicta depende, en parte, de su historial de adicción. La adicción es menos probable si nunca has abusado de drogas ni has tenido un trastorno adictivo. Pregúntale a tu médico sobre cualquier inquietud que tengas.

Esta situación ocurre cuando se ha desarrollado tolerancia a una droga. La tolerancia es una respuesta fisiológica normal a los narcóticos y ocurre cuando la dosis inicial de una sustancia pierde su efectividad con el tiempo. Cambiar la dosis o el medicamento muchas veces soluciona el problema. El hecho de que te hayas vuelto tolerante a una droga no significa que seas adicto a esa droga.

Si. Tu proveedor de atención médica necesita evaluar tu dolor, por lo que es muy importante que tu equipo de atención médica sepa si tienes dolor.

Es posible que en ocasiones notes que sientes más dolor de lo habitual (como al final de un día agotador o como resultado de ciertas actividades). Si notas que ciertas actividades contribuyen a tu dolor, o que te sientes peor en ciertos momentos del día, puedes tomar medicamentos antes de la actividad (o la hora del día) para ayudar a prevenir que se produzca el dolor. También es posible que te receten un analgésico de acción prolongada y uno de acción corta para el dolor intercurrente (breakthrough) que debes tomar según sea necesario. Asegúrate siempre de seguir las instrucciones del médico.

Describe tu dolor de forma clara y con el mayor detalle posible. La mayoría de los médicos y enfermeros te piden que describas tu nivel de dolor en una escala.

Tus amigos y familiares pueden ayudarte animándote a vivir de la manera más normal e independiente posible.

No necesariamente. Con el tratamiento adecuado, las personas pueden vivir una vida plena y normal después de haber experimentado dolor crónico.