La dermatitis atópica: el sexo y la intimidad

Medically Reviewed by Stephanie S. Gardner, MD on March 02, 2022
5 min read

El sexo y la intimidad pueden ser un desafío cuando tienes dermatitis atópica, o DA, (disponible en inglés). De hecho, 1 de cada 3 adultos con DA dice que la afección a afectado sus relaciones y su salud sexual.

La dermatitis atópica (el tipo de eccema más común) causa dolor e incomodidad, lo que puede dejarte sin ganas de tener sexo. Pero otros factores también podrían estar impactando tu salud sexual de forma negativa, tales como:

  • ansiedad
  • baja autoestima
  • falta de confianza en ti mismo
  • falta de deseo, llamado libido baja (disponible en inglés)

Tu salud sexual puede afectar tanto tus relaciones como tu calidad de vida. Por eso es importante no permitir que tu piel (o tus preocupaciones) acaben con tu vida sexual. Tomar medidas para controlar tanto tu eccema como tus miedos puede ayudarte a disfrutar de más momentos íntimos.

Reducir la irritación de la piel (disponible en inglés) no sólo alivia las molestias, sino que también aumenta la sensación de bienestar, te ayuda a desarrollar una perspectiva más positiva de tu cuerpo y te ayuda a sentirte más seguro durante momentos de intimidad. Por lo tanto, tomar medidas para controlar tu DA también puede mejorar la intimidad.

Ciertos desencadenantes, o elementos en tu entorno, pueden provocar un brote de eccema (disponible en inglés). Saber cuáles son tus desencadenantes y hacer todo lo posible para evitarlos puede reducir los brotes. Los desencadenantes comunes incluyen el aire seco, los productos cosméticos y de cuidado del cuerpo (especialmente aquellos con perfumes) y los baños o las duchas prolongados y calientes.

Intenta usar un diario o una aplicación para realizar un seguimiento de tus brotes de eccema y de las cosas que podrían haberlos provocado. Esto puede ayudarte a detectar productos problemáticos o incluso estaciones del año particulares que empeoran tu eczema.

Habla con tu médico si los síntomas del eccema te preocupan. Pueden recomendarte medicamentos y otros productos para ayudar a reducir los brotes y aliviar las molestias cuando los tengas.

Si tienes eccema en el área genital, consulta con tu médico acerca de los tratamientos disponibles, que pueden incluir esteroides (disponible en inglés) tópicos (del tipo que se aplica en la piel) y sustitutos del jabón. Estos pueden aliviar los síntomas, como la picazón (disponible en inglés) y la irritación, que pueden hacer que las relaciones sexuales sean incómodas.

Los productos cosméticos y para el cuidado del cuerpo también pueden desencadenar o empeorar el eccema genital. Cuidado con las toallitas higiénicas, los baños de burbujas y los productos que contienen perfumes. 

También debes tener cuidado con la ropa ajustada porque puede causar irritación. 

Los lubricantes personales que se compran sin receta médica pueden ayudar a que las relaciones sexuales sean más cómodas y placenteras si el eccema afecta el área alrededor de los genitales. Estos ayudan a reducir la fricción durante las relaciones sexuales.

Si usas cremas con esteroides u otros tratamientos en los genitales o alrededor de ellos para tratar el eccema, habla con tu médico sobre si es seguro usarlos antes de tener relaciones sexuales. Las cremas con esteroides, por ejemplo, deben absorberse completamente en la piel antes de tener relaciones sexuales para evitar riesgos para tu pareja.

Los condones (preservativos) y los diafragmas no irritan el eccema, a menos que tengas una alergia al látex. (Si eres alérgico puedes encontrar algunos que son hechos de silicona u otro material).

Pero ten cuidado si usas una crema humectante recetada o un esteroide tópico. Estos pueden dañar el diafragma o el condón y hacerlos menos efectivos.

Pregúntale a tu médico si algún tratamiento o crema que se aplica alrededor de los genitales puede causar este riesgo y cuánto tiempo debes esperar después de aplicarlos para tener relaciones sexuales de forma segura.

Muchas personas que tienen eccema, especialmente aquellas con un caso agresivo, dicen sienten menos deseo sexual. Si notas cambios importantes en tu deseo sexual, habla con tu médico o terapeuta.

Tu libido (o deseo sexual) podría estar baja debido a malestar físico, estrés (disponible en inglés), ansiedad, efectos secundarios de los medicamentos, sensación de desconexión de tu pareja u otra cosa. Tu médico o terapeuta puede ayudarte a descubrir qué está causando tu bajo deseo y encontrar soluciones.

Una de las formas más importantes de mejorar la intimidad con tu pareja es hablar con ella sobre tu eccema. Sé abierto sobre cómo afecta tu deseo y tu experiencia durante el sexo. Cuando compartes cómo es vivir con DA, esto ayuda a desarrollar intimidad emocional y le da a tu pareja una idea de tus pensamientos y sentimientos.

Además, déjale saber a tu pareja qué tipos de contacto y actividades te hacen sentir bien y cuáles te resultan incómodas. Es posible que tu pareja tenga miedo de tocarte por temor a lastimarte. Saber con qué te sientes cómodo ayuda a que ambos se sientan cómodos y puede mejorar su experiencia como pareja.

Si las relaciones sexuales te resultan incómodas durante un brote, sé abierto al respecto también. Busca otras formas de mantenerte conectado con tu pareja. Pueden tomarse de la mano, salir a caminar o disfrutar juntos de una actividad favorita.

Si necesitas ayuda para iniciar esta conversación con tu pareja o para afrontar el sexo con eccema, un consejero o terapeuta, especialmente un terapeuta sexual, puede ayudarlos a ti y a tu pareja.

Recuerda, todas las relaciones pasan por sus altibajos, con o sin una afección de la piel. La terapia (disponible en inglés) puede ayudarte a superar los momentos difíciles y fortalecer tu relación. Y eso puede hacer maravillas en tu vida sexual.

Muchas personas con eccema dicen que se sienten cohibidas por su piel, lo que a su vez les causa incomodidad cuando se trata de la intimidad. Si bien esto se puede entender, es importante encontrar formas saludables de procesar estos sentimientos y al mismo tiempo aceptar tu cuerpo.

El eccema es solo una parte de tu cuerpo y de tu vida. No permitas que opaque tus otras cualidades. Incluso cuando tengas un brote, concéntrate en tus atributos positivos.