photo of woman using post-it notes
In this Article

Si tu ser querido tiene 70 años o más es posible que notes cambios en su forma de pensar.

Incluso si están saludables, los adultos mayores pueden tener cambios sutiles en el pensamiento o el comportamiento que son una parte normal del envejecimiento. Podrían desarrollar deterioro cognitivo leve o demencia. Esto puede afectar su vida cotidiana.

Uno de los cambios más comunes relacionados con la edad es una disminución pequeña en la memoria. Las personas mayores también pueden experimentar cambios en el lenguaje y la percepción visual. Estos cambios generalmente ocurren de forma gradual.

Los cambios pueden incluir:

Una habilidad cognitiva más lenta. Podría tomarle más tiempo a tu ser querido procesar algunos detalles. Es posible que no puedan pensar tan rápidamente. Podría resultar más difícil captar información como un número de teléfono, si no lo esperaban recibir. Este procesamiento cognitivo más lento puede afectar su capacidad para conducir un vehículo y aumentar su riesgo de sufrir un accidente automovilístico.

Dificultad para recordar. Para las personas mayores de 70 años, es común enfrentar problemas para recordar algunos detalles. Es posible que se haga difícil recordar el nombre de alguna persona o una palabra específica, incluso si lo saben. Podría sentirse como si la palabra estuviera en la punta de su lengua. Podría reconocer la palabra tan pronto como la escuche o puede recordarla más tarde.

Disminución de la memoria de trabajo. Es posible que a tu ser querido le resulte difícil recordar varias cosas a la vez. A este tipo de procesamiento se le llama "memoria de trabajo" y puede disminuir con la edad. Una disminución en la memoria de trabajo dificulta algunas cosas como calcular una propina en tu cabeza.

Cambios en la atención. Tu ser querido podría tener dificultad para prestar atención. Puede ser más difícil concentrarse en más de una cosa a la vez. Esto puede afectar su capacidad para conducir un automóvil.

Cambios en la percepción visual. Podría resultarle más difícil a tu ser querido entender las relaciones espaciales (la relación de un objeto o persona con el espacio que lo rodea), especialmente si tiene más de 80 años. Podría juzgar mal la distancia desde el borde de la acera o cómo girar el automóvil mientras está estacionando. Si intenta encontrar algo que perdió, los cambios en la percepción visual podrían dificultar que lo vea.

Una caída en el pensamiento de nivel superior. Puede que no sea tan fácil como solía ser para tu ser querido pensar en los problemas, tomar buenas decisiones, planificar bien o actuar de acuerdo con sus planes. La flexibilidad mental y la toma de decisiones, que se llama funcionamiento ejecutivo, a menudo comienzan a disminuir a los 80 años. Esto puede poner a tu ser querido en riesgo de convertirse en víctima de fraude.

Cambios en el comportamiento. Si tu ser querido tiene demencia, podrías notar cambios en su comportamiento como agitación, actitudes agresivas, síntomas psicóticos o cambios en el estado de ánimo. Si tu ser querido tiene Alzheimer, puede experimentarsundowning. Este es un conjunto de comportamientos desafiantes que surgen cuando el día se convierte en noche. Los síntomas incluyen confusión, ansiedad, y cambios de humor que empeoran al final de la tarde y en la noche. Los científicos no están seguros de qué causa esto, pero puede estar relacionado con los cambios cerebrales que provienen de la enfermedad de Alzheimer.

Retos en la salud mental. A medida que envejece tu ser querido, puede estar en riesgo de padecer problemas de salud mental. Más de 2 millones de adultos estadounidenses mayores tienen depresión, que puede desencadenarse por alguna pérdida personal, una enfermedad crónica, una disminución en el funcionamiento o el consumo excesivo del alcohol. Pero la depresión es muy tratable. Si notas síntomas de depresión durante más de 2 semanas en tu ser querido, habla con su médico.

Los síntomas de depresión incluyen tristeza, ansiedad, pérdida de interés en las actividades, sentimientos de desesperanza, aumento en la fatiga, problemas para concentrarse, irritabilidad, pensamientos sobre la muerte o el suicidio, y cambios en los patrones del sueño, el apetito o el peso.

Consejos para enfrentar los desafíos

Prueba estos consejos para manejar estos desafíos.

  • Sigue una rutina y un horario diario.
  • Permite tiempo adicional para las tareas.
  • Sé flexible.
  • Encuentra actividades que coincidan con sus necesidades.
  • Anímalos a dormir más.
  • Trabaja con tu ser querido y no en contra de él o ella.
  • Fíjate en lo que funciona y lo que no funciona y realiza cambios basados en lo que observes.
  • Resiste el impulso de cambiar a tu ser querido.
  • Inclúyelo en la toma de decisiones.
  • Busca ayuda en una red de apoyo.
  • Si tu ser querido necesita atención, pero no quiere ayuda, habla con su médico.

Recuerda que la necesidad de comunicarse no se detiene si tu ser querido tiene problemas cognitivos. Pero comunicarse podría ser más difícil. Es posible que tu ser querido no pueda funcionar tan bien cuando hay distracciones presentes. Si necesitas hablarle de algo importante, busca un lugar donde puedan estar a solas. Elimina las distracciones como los televisores y la radio. Esto les ayudará a ambos a mantenerse enfocados y calmados.

Sé proactivo

Ser social y activo puede ayudar a la salud cognitiva de tu ser querido. Algunos estudios sugieren que hacer cosas que disfrutan, estar con amigos y tener un estilo de vida activo puede prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad y la demencia. También puede ayudar a tu ser querido a sentir que tiene un propósito en la vida.

Cómo hacer planes para el futuro

Si tu ser querido tiene demencia, pensar con claridad puede ser más difícil para ellos a medida que envejecen. Trata de planificar con anticipación para que puedan tomar decisiones juntos y estar listos cuando las cosas cambien.

Planificación de la atención médica. Habla con tu ser querido sobre las directrices anticipadas (documentos legales que describan sus preferencias) como un testamento y un poder notarial duradero para asuntos de atención médica.

Tu ser querido puede decidir qué hacer si algo le sucede. Es posible que quiera una orden de no entubar (DNI, por sus siglas en inglés) o una orden de no reanimar (DNR, por sus siglas en inglés). Podría decidir ser donante de órganos, tejido o cerebro.

Planificación de la atención a largo plazo. Es posible que tu ser querido necesite más atención con el paso de los años. Si tiene Alzheimer o demencia, es posible que tu ser querido necesite atención a largo plazo en su hogar, en un hogar para envejecientes u otro centro de vida asistida.

Habla con el médico de tu ser querido para conocer más sobre las opciones que existen. También puedes obtener ayuda de un administrador de atención geriátrica.

Planificación financiera. Habla con tu abogado sobre la preparación de directrices para las preferencias y decisiones financieras de tu ser querido. Esto podría incluir un testamento, un poder notarial duradero para las finanzas y un fideicomiso en vida.

Mantente organizado. Mantén toda la documentación en un solo lugar. Comparte la ubicación de esos documentos con un miembro de la familia. Si algo cambia, recuerda actualizar la documentación.

Haz copias de todo y compártelas con sus doctores. Pídele a tu ser querido que le dé permiso a su abogado o médico para que puedan hablar directamente contigo.

Comienza a hablar abiertamente con tu ser querido. Hazlo pronto. Es mejor hacerlo antes que los síntomas empeoren.

© 2022 WebMD, LLC. Todos los derechos reservados.

Show Sources

Crédito de fotografía: Tara Moore / Getty Images

FUENTES:

Clinics in Geriatric Medicine: “Normal Cognitive Aging.”

CDC: “The State of Mental Health and Aging in America.”

Dana Foundation: “Cognitive Skills and the Aging Brain: What to Expect.”

Mayo Clinic: “Caring for the elderly: Dealing with resistance.”

Morningside Ministries: “Family Caregiver Guide: Caring for a Senior at Home.”

NIH: “Planning for the Future After a Dementia Diagnosis.”