La pandemia del COVID-19 ha cambiado muchas cosas, entre ellas las consultas médicas. Ahora es más probable que le pidan que use tecnología de telesalud —como llamadas por teléfono o video— para que tenga acceso oportuno y seguro a la atención de un profesional médico.

Esto es particularmente útil si se le hace difícil ir al consultorio u otro centro médico, o si vive en una comunidad rural donde el acceso a la atención especializada posiblemente sea limitado.

En respuesta a estos desafíos de la pandemia, el gobierno federal ha facilitado que Medicare pague a los médicos y hospitales por consultas de telesalud. Esto es una gran noticia para todos nosotros, ya que, según los comentarios, los pacientes están contentos con estas alternativas a las citas en persona.

Una encuesta reciente realizada por la Fundación John A. Hartford indica que más de la mitad de los adultos en Estados Unidos mayores de 70 (55%) tuvieron una alteración en su atención médica durante el primer mes del distanciamiento social debido al COVID-19. La mayoría de estos adultos mayores tuvieron que postergar atención primaria o preventiva, y 15 por ciento de ellos postergaron tratamiento médico esencial debido a la pandemia.

La misma encuesta descubrió que casi 60 por ciento de los adultos mayores que tuvieron una cita de telesalud en vez de ir al consultorio dijeron que la experiencia fue igual o mejor que ver al profesional médico en persona.

Las citas de telesalud son muy sencillas. Basta usar un dispositivo con conexión al internet y reunirse con su médico a cierta hora. El profesional le enseñará cómo entrar al sitio web y lo ayudará hasta que se sienta cómodo. Para las citas se usa una plataforma segura que protege la privacidad de su salud. Muchas aseguradoras han expandido la cobertura de servicios de telesalud durante la pandemia, pero es buena idea verificarlo con su compañía de seguros.

AARP ha creado una guía útil sobre cómo prepararse para su primera cita de telesalud, que explica cada paso del proceso y se ofrece en inglés y español.

Muchos consumidores esperan que siga la tendencia hacia la telesalud, lo que podría acabar con las dificultades de encontrar estacionamiento o manejar durante una tormenta de nieve, y la inconveniencia de sentarse a esperar que empiece su próxima cita.

Otro beneficio de las citas de telesalud es que usted puede mostrarle con la cámara a su profesional de salud cómo se mueve en su casa y recibir consejos sobre cómo mantenerse activo. Esto elimina la dificultad en las citas de consultorio para describir su vivienda.

La telesalud también es una buena manera de tener citas de salud mental.  La pandemia puede producir la sensación de aislamiento y soledad, especialmente si vive solo. La telesalud usa tecnología flexible que permite que el profesional médico monitoree su bienestar y que haya más privacidad durante la consulta.

Recuerde que los médicos, hospitales y usted, el paciente, son miembros del mismo equipo. La telesalud es otra manera de que permanezca conectado y saludable. 

Para más recursos sobre la atención para personas de edad, visite johnahartford.org/agefriendly-espanol

Guía de consulta de WebMD en colaboración con la Fundación John A. Hartford

From WebMD

Lee más sobre consejos de salud para adultos mayores