Mientras el nuevo coronavirus sigue propagándose por el mundo, se cree que la vacuna es la mejor manera de detenerlo.

Progreso de la vacuna contra el coronavirus

El 11 de diciembre de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) otorgó una autorización de comercialización condicional para la distribución y aplicación de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech. La vacuna se le puede administrar a personas que tienen por lo menos 16 años.

Al día siguiente se impulsó la iniciativa de distribución de la vacuna a los 50 estados, un proceso de ejecución planificado meses antes. Una semana después se le otorgó la misma autorización a la vacuna desarrollada por Moderna. A finales de febrero de 2021, la vacuna desarrollada por Johnson & Johnson fue la tercera en recibir la aprobación de la FDA.

Las autoridades de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) han recomendado que los proveedores de servicios de la salud y las personas de tercera edad sean las primeras personas en recibir la vacuna.

En Abril, la vacuna estuvo disponible para cualquier persona de 16 años o más.

A principios de la semana en que la FDA autorizó la vacuna de Pfizer,  Gran Bretaña autorizó y empezó a aplicar la misma vacuna.  Se han dado casos de reacciones alérgicas adversas a la vacuna, y por el momento, no es recomendable que las personas que tienen alergias se la apliquen.

Las vacunas de Pfizer y Moderna han mostrado que tienen una eficacia de más de 90 %, y se administran en 2 dosis que se aplican con varias semanas de espera entre cada una. La de Johnson & Johnson solo requiere un pinchazo y tiene una eficacia del 85 %.

China y Rusia han desarrollado vacunas que se están administrando en otros países.

La vacuna de Pfizer usa el ARN mensajero (ARNm). Esto contiene las instrucciones para crear la proteina de espiga que permite que el virus entre en células humanas. La vacuna ARNm le dice a tus células inmunitarias que produzcan la proteina y que actúen como que ya han sido infectadas con el coronavirus, dándote un poco de inmunidad contra él.

La vacuna de Johnson & Johnson usa ADN que impulsa una respuesta inmune al virus. Y otra candidata usa el virus de estomatitis vesicular recombinante que se usó para crear la vacuna contra el ébola. 

Algunas vacunas tienen versiones debilitadas del adenovirus, uno de los virus que causan el catarro o resfriado común y corriente. Se ha combinado con genes de la proteína de espiga del nuevo coronavirus para impulsar a tu sistema inmunitario a que lo combata. 

Sin embargo, otras vacunas le dicen a tu sistema inmunitario que identifique el coronavirus usando versiones similares a las de la proteína de espiga o el virus mismo. Algunas empresas que se dedican a desarrollar las vacunas también buscan maneras de impulsar producción de la vacuna rápidamente cuando se encuentre una que funcione con seguridad.

Si se considera que solo en Estados Unidos hay más de 300 millones de personas, la campaña de vacunación en masa ha sido un esfuerzo en equipo que harán varias empresas y dependencias gubernamentales.

Esta versión del coronavirus solamente surgió a finales de 2019.  Por lo general, desarrollar una vacuna nueva para un virus nuevo toma años, pero los científicos pudieron apoyarse significativamente en las investigaciones existentes de coronavirus similares que causan el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por su sigla en inglés) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por su sigla). 

Los expertos en salud dicen que el coronavirus podría ser estacional, como el catarro o resfriado y la gripa. Una vacuna podría ser vital para ayudar a controlarlo.

¿Qué hace una vacuna contra COVID-19?

Cuando tienes contacto con una bacteria o un virus, el sistema inmunitario de tu cuerpo produce anticuerpos para combatirlos. Una vacuna obliga a tu sistema inmunitario a crear anticuerpos contra una enfermedad particular, por lo general, con una versión inerte o debilitada de los gérmenes. Más adelante, si vuelves a tener contacto con ellos, tu sistema inmunitario sabe qué hacer.

La vacuna te da inmunidad para que no te enfermes o para que la enfermedad sea más leve de lo que podría ser. La vacuna contra COVID-19 debería frenar la propagación de la enfermedad. 

Menos personas se enfermarían, y se podrían salvar más vidas.

¿Cómo se desarrollan las vacunas?

El desarrollo de una vacuna contra COVID-19 ha sido uno sin precedentes. Por lo general, ese proceso toma años, pero el alcanze de la pandemia impulsó a miles de investigadores a trabajar noche y día para estudiar más de 100 versiones de la vacuna.

La eficacia y la seguridad fueron factores claves, y se ha determinado que la vacuna de Pfizer que se aprobó en Estados Unidos con una autorización de comercialización condicional tiene una eficacia de 95 % después de la administración de la segunda dosis.

Antes de que se pueda usar una vacuna, tiene que pasar por un proceso de desarrollo y prueba para cerciorarse que es efectiva en contra del virus o de la bacteria y que no cause problemas adicionales.

  • Etapa exploratoria. Este es el comienzo de la investigación en el laboratorio para encontrar algo que puede tratar o prevenir una enfermedad. Por lo general, dura entre 2 a 4 años.
  • Etapa pre-clínica. Los científicos usan exámenes de laboratorio y animales, como ratones o monos, para hacer las pruebas y determinar si la vacuna funciona. Esta etapa, por lo general, dura de 1 a 2 años. Muchas vacunas potenciales no avanzan a otras etapas. Pero si las pruebas tienen éxito y la FDA da su aprobación, se procede a los ensayos clínicos..
  • Desarollo clínico. Este es un proceso de tres etapas de prueba en humanos. Por lo general, la Fase I dura de 1 a 2 años y participan menos de 100 personas. La Fase II dura por lo menos 2 años y participan cientos de personas. La Fase III dura de 3 a 4 años y participan miles de personas. En total, el proceso del ensayo clínico puede durar, como mínimo, 15 años. Una tercera parte de las vacunas avanzan de la Fase I a la aprobación final.
  • Evaluación normativa y aprobación. Los científicos con la FDA y los CDC estudian la informaión recopilada de los ensayos clínicos y le dan el visto bueno.
  • Manufactura. Comienza la producción de la vacuna. La FDA inspecta la fábrica y aprueba las etiquetas del fármaco.
  • Control de calidad. Los científicos y las dependencias gubernamentales controlan el proceso de manufactura y las personas que reciben la vacuna.  Ellos quieren asegurarse que sigue funcionando con seguridad. 

Cómo participar como voluntario en los ensayos clínicos

Si te interesa en participar como voluntario para un ensayo clínico para una vacuna contra COVID-19, puedes encontrar información en las fuentes que se detallan a Continúación:

Sitios web vinculados al gobierno:

  • La Red de Prevención COVID-19 (CoVPN). La CoVPN es una iniciativa del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, y está bajo la administración del Fred Hutchinson Cancer Research Center en Seattle. Su objetivo es reclutar miles de voluntarios para los ensayos clínicos nacionales de la vacuna contra COVID. Muchos centros de investigación usan este sitio para buscar voluntarios.
  • Clinicaltrials.gov. Esta es una base de datos gubernamental de ensayos clínicos en instituciones públicas y privadas alrededor del mundo. El sitio también tiene información sobre los requisitos y los factores que se deben tomar en cuenta para participar en un ensayo clínico.

Entre los sitios que vinculan a voluntarios con ensayos clínicos a nivel nacional, se encuentran:

Hospitales, universidades, centros de investigación y otras instituciones también pueden ofrecer servicios de inscripción para ensayos clínicos para la vacuna contra COVID-19. Entre ellos:

Además, puedes llamar a tu hospital o centro de investigación local para pedir información sobre los ensayos clínicos que tengan, y buscar información en los sitios web de esas instituciones.

Artículo médico de WebMD

Sources

FUENTES:

CDC: : “About Coronavirus Disease 2019 (COVID-19),” “Vaccines: The Basics,” “Vaccine Testing and the Approval Process.”

JAMA Network: “Characteristics and Important Lessons from the Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Outbreak in China.”

Children’s Hospital of Philadelphia: “Making Vaccines: Process of Vaccine Development.”

White House: “Remarks by President Trump, Vice President Pence, and Members of the Coronavirus Task Force in Press Conference.”

News release, National Institutes of Health.

Science: “Scientists are moving at record speed to create new coronavirus vaccines -- but they may come too late.”

The History of Vaccines: “Vaccine Development, Testing, and Regulation.”

Biostatistics: “Estimation of clinical trial success rates and related parameters.”

Johns Hopkins University HUB: “What Will It Take to Develop a Vaccine for COVID-19?”

News release, Moderna.

The Lancet: “COVID-19 vaccine development pipeline gears up.”

News release, Inovio.

News release, University of Oxford.

© 2021 WebMD, LLC. Todos los derechos reservados.